La primera vez que pisé Nakama Lib, en Chueca, me sentí como en casa. Me enamoré de ese pequeño rincón, tan acogedor y tan lleno de libros elegidos con un gusto impecable, donde lo primero que te apetece al entrar es sentarte a leer y ver pasar a la gente.

Publicado en Blog