Y licuarse con las estaciones, de forma perezosa e imparable... hasta dejar de ser.
 
Hasta desvanecerse en la corriente imperturbable del hado
y convertirse en cenizas de un astro menor.
 
#DejarDeSer

 

 

El mar no es más que un invento de la memoria
que desaparece cuando tú parpadeas.

 

 

Pertenezco a ese tipo de incorpóreas luces que guían el paso del peregrino en una noche de dudas.
 
Como un diablo de la apnea cuya sonrisa
tan sólo puede significar muerte.

Slider

CARLOS ASENSIO · ESCRITOR

Carlos AsensioSoy escritor, poeta, sociólogo, asesor de marketing editorial, obseso de la belleza en todas sus manifestaciones, y sobre todo, artista total (en construcción).

Las palabras, las imágenes, los símbolos, han formado siempre parte de mi vida. También el uso del lenguaje como herramienta para hacer comprender y para simplificar (o a veces complejizar) el mundo. Utilizar la palabra escrita para hacer sentir, o para revelar al mundo universos que ya existen pero que aún no han sido conquistados (ni descritos).

Llevo más de quince años escribiendo todo tipo de cosas, y participando en todo tipo de proyectos artísticos. Más de quince años experimentando con todo tipo de herramientas y con todo tipo de formatos. Dependiendo de la época de mi vida, mi arte ha estado dominado por una u otra disciplina: la poesía, el relato corto, la novela, el teatro… a veces por más de una de ellas. En la mayoría de ocasiones, por todas a la misma vez.

Me gusta definirme como poeta porque creo que esa es la realidad artística que mejor me define: un formato libre, a veces musical y rítmico, anárquico, muy personal, lírico, con lugar para la pura improvisación, pero también para la ciencia más exacta. Un lugar de infinitas posibilidades.

Si has llegado hasta aquí, si te interesa o te dedicas a cualquier rama del arte… adelante, te estaba esperando. Bienvenid@ a mi universo artístico.

Última publicación del Blog

  • Puñal Puñal

    Y el puñal fue directo a tu pecho. Te marcó por dentro, por fuera, por sangre y por carne. Te quedaste muda, imaginaria, perfecta con la luminosidad del momento. Intentaste morir, pero descubriste que para ti no era posible, que esa maldición en ti no tenía efecto. Como un maleficio fonético o una sinfonía condenada a ser oída una y otra vez, se cerraba la herida, desaparecían las siete puñaladas de tu inusual cuerpo.

    Escrito el Martes, 13 Junio 2017 20:09 ¡Deja el primer comentario! Visto 115 veces Leer más...
Leer todas las publicaciones del Blog